¿Se puede echar el cloro mientras esté la depuradora activada?

Cuida tu piscina: Descubre si puedes combinar el cloro con tu depuradora activada

A pesar de las diversas alternativas al cloro que han surgido durante los últimos años, este producto continúa manteniéndose como el químico más demandado y utilizado para desinfectar una piscina. Ni el bromo, ni el oxígeno activo ni la sal han conseguido desbancarle como líder en el ranking de desinfectantes para piscinas, aunque cada vez se encuentran más cerca.

La gran capacidad de esterilización del cloro le otorga la habilidad de destruir los microorganismos que se encuentran en el agua, tales como gérmenes, bacterias, virus… Todo ello con una baja inversión económica.

Sin embargo, no todos los tipos de cloro son igual de eficaces. El cloro que actúa como desinfectante es el denominado cloro libre, es decir, aquel que aún no ha entrado en contacto con ninguna sustancia. Por el contrario, las cloraminas son un cloro combinado que apenas tiene capacidad para desinfectar el agua.

Pero, ¿se puede echar el cloro con la depuradora encendida?

Aunque se puede echar el cloro con la depuradora encendida, hacerlo supone asumir ciertos riesgos como la posibilidad de ocasionar daños en el sistema de filtración, lo cual repercutirá de forma directa y negativa en la calidad del agua de la piscina al reducirse la eficiencia del filtro. Esta circunstancia no tiene por qué ocurrir durante las primeras veces, pero es previsible que suceda en algún momento al producirse el deterioro progresivo de los mecanismos.

Nuestra recomendación sobre si se puede echar el cloro con la depuradora encendida es que no lo hagas, pero tampoco olvides encenderla pasados unos minutos. De esta manera, al detener la depuradora alrededor de media hora, te asegurarás de que el cloro libre no pase directamente hacia el sistema de filtración de la piscina. Asimismo, al volver a encenderla garantizarás la distribución uniforme y eficaz del desinfectante en el agua impidiendo su acumulación en una zona concreta de la piscina, lo cual podría provocar la decoloración, formación de manchas o daños en el revestimiento.

Cómo echar el cloro en la piscina

  1. Analiza el estado del agua: mide sus parámetros (cloro y pH) para averiguar la cantidad de cloro que necesita tu piscina.
  2. Prepara el cloro: este químico está disponible en varios formatos (líquido, en pastillas o granulado), cuya manera de verterse en la piscina es distinta.

Las pastillas de cloro se introducen en un dosificador que permanece flotando en el agua, por lo que solo tendrás que regular la velocidad de disolución. El movimiento del agua garantiza que el cloro se reparta por toda la piscina. No debes dejarlas en el fondo de la piscina ni dejarlas en la cesta del skimmer porque podrían manchar o corroer la zona donde se queden estancadas.

Por su parte, el cloro líquido debe mezclarse con agua en un cubo antes de dispersarlo por el perímetro del agua.

Recuerda que el cloro granulado de disolución rápida se utiliza para realizar tratamientos de choque, por lo que solo debes aplicarlo en circunstancias específicas.

Es importante que sigas las instrucciones del fabricante a la hora de echar cloro en la piscina, con independencia del formato en el que se emplee el producto, para conseguir el mejor resultado.

  1. Apaga la depuradora durante unos 30 minutos para evitar fallos en el sistema de filtración de tu piscina.
  2. Enciende de nuevo la depuradora para que el cloro se propague por toda el agua de manera equilibrada.

Al tratarse de un producto químico te aconsejamos que uses guantes y gafas de protección para evitar la irritación de la piel o los ojos. Además, debes prestar especial atención a mantener el cloro fuera del alcance de los niños, el contacto directo con el producto, así como su ingesta, resulta peligroso.

Otros artículos relacionados con el mantenimiento para piscina