Portada Piscina Verde

Descubre la mejor forma de limpiar tu piscina con agua verde

La rápida e inesperada aparición de algas y microorganismos en una piscina pueden teñir el agua de un día para otro, pasando de tener una piscina cristalina a una piscina con agua verde en cuestión de horas. Por eso cada vez hay más utensilios y aparatos que son válidos para solventar este problema. Desde las herramientas manuales más simples hasta las más sofisticadas sirven para limpiar una piscina con agua verde.

Descubre la mejor forma de limpiar tu piscina con agua verde

La rápida e inesperada aparición de algas y microorganismos en una piscina pueden teñir el agua de un día para otro, pasando de tener una piscina cristalina a una piscina con agua verde en cuestión de horas. Por eso cada vez hay más utensilios y aparatos que son válidos para solventar este problema. Desde las herramientas manuales más simples hasta las más sofisticadas sirven para limpiar una piscina con agua verde.

¿Por qué hay piscinas con agua verde?

Las causas por las que el agua de una piscina se vuelve de color verde son muy dispares, ya que esta circunstancia puede surgir a raíz de la aparición de ciertos fenómenos meteorológicos (una tormenta, fuertes lluvias o altas temperaturas), así como por la alteración de distintos productos químicos (pH, cloro…), por el mantenimiento que se llevan a cabo en la instalación e incluso por el número de personas que utilizan la piscina en un momento concreto.

Cómo limpiar una piscina con agua verde

Para limpiar piscinas con agua verde existen múltiples herramientas que tienen distintas funciones. El objetivo es que el resultado final de la limpieza en profundidad que tendrás que hacer tenga el máximo parecido posible al aspecto que presentaba la piscina antes de ponerse verde. Para lograrlo, es mejor ir paso a paso y empezar por lo más sencillo:

Primer Paso

Medir y analizar los niveles químicos del agua con un kit medidor de pH para conocer con exactitud el estado actual de la piscina es el principal punto de partida desde el cual podremos avanzar hacia el saneamiento y la higienización total de la misma. Tendrás que volver a utilizarlo una vez que la piscina esté limpia para comprobar que el agua es apta para el baño de las personas.

Segundo Paso

Tanto un cepillo como un aspirador te permite desprender las partículas contaminantes adheridas tanto al fondo como a las paredes del vaso. Debes frotar a conciencia para asegurarte de que toda la suciedad pegada al vaso desaparece, puesto que el problema persistirá y tendrás que volver a iniciar todo el proceso en pocas horas si te dejas restos de alga sin eliminar.

Tercer Paso

Con un recogehojas podrás sacar los residuos e insectos que se han quedado suspendidos en el agua y en la línea de flotación de tu piscina tras limpiar el vaso.

NUESTRAS RECOMENDACIONES:

Otra forma de ejecutar la tarea de limpiar una piscina con agua verde es usar un robot limpiafondos manual, hidráulico o eléctrico. La elección de uno u otro no tiene por qué influir en el resultado, pero sí en tu propia comodidad, ya que algunos limpiafondos poseen un nivel de autonomía muy superior al de otros modelos.

El funcionamiento del limpiafondos manual es similar a una aspiradora doméstica: succiona la suciedad mientras una persona lo maneja y envía los residuos hacia el sistema de filtración de la piscina. Por su parte, los hidráulicos son equipos que se desplazan por el vaso con autonomía, pero dependen del sistema de filtración. El limpiafondos eléctrico, en cambio, es un dispositivo autónomo que cuenta con un filtro interno en el que queda atrapada la suciedad.

Por otra parte, si el agua continúa con una tonalidad versosa después de utilizar un limpiafondos, hay productos antialgas que sirven para acabar con estos microorganismos en piscinas con agua verde o cuyo agua todavía no haya cambiado de color. En Vestatex tenemos disponible un algicida para piscinas concentrado sin cobre con el que conseguirlo. Puedes ayudarte con un floculante para que las algas que quedan en la piscina se acumulen en el fondo y eliminarlas después con un robot limpiafondos

Si no logras erradicar las algas de la piscina con ninguno de estos métodos, solo te queda una opción: aplicar un tratamiento de choque. Es decir, echar una cantidad de cloro libre mayor a la que viertes para el mantenimiento diario, siempre según las dimensiones de la piscina y atendiendo a las dosis indicadas por el fabricante. Para ello te recomendamos nuestro cloro granulado de choque de acción rápida.

Otros artículos relacionados sobre el mantenimiento para piscina