Portada Blog Limpiar una piscina

Limpiar tu piscina durante la estación de baño: Descubre cómo hacerlo

Mantener una piscina en buenas condiciones es una labor sencilla si las tareas para su cuidado se llevan a la orden del día. Por el contrario, desatender la instalación puede generar problemas cuya solución conlleve un gran esfuerzo y un desembolso económico importante. Estos son los pasos que debes seguir para saber cómo limpiar piscinas:

1. Comprobar la depuradora

En caso de que la piscina no se encuentre en buen estado es importante que compruebes que la depuradora funciona de forma correcta antes de iniciar cualquier tratamiento para limpiar la piscina. Una vez que verifiques que no hay ningún fallo técnico, tendrás que identificar qué ocurre y proceder a la limpieza de la piscina para solventar el problema.

No obstante, lo más común es que funcione a la perfección y simplemente haya que limpiar la piscina.

2. Recoger la suciedad superficial

Un cepillo de cerdas duras será muy útil a la hora de desprender la suciedad adherida al revestimiento. Posteriormente, podrás quitar todos los residuos que se encuentren flotando en el agua con el recogehojas.

3. Desinfectar la piscina

Algunos productos químicos como el cloro forman parte del mantenimiento periódico de una piscina. Sin embargo, su presencia no impide la aparición de desechos o la reproducción de microorganismos en el agua. Utilizar químicos como el floculante, por ejemplo, refuerza la desinfección del agua y, por tanto, intensifica la limpieza de piscina. Este producto se encarga de unir las partículas contaminantes que permanecen suspendidas en el agua formando una masa que más tarde se hundirá en el fondo y será recogida con más facilidad.

Asimismo, existen productos específicos para acabar con residuos concretos como las algas, cuya erradicación requiere el uso de un alguicida.

NUESTRAS RECOMENDACIONES:

4. Limpiar el revestimiento

Una vez que has conseguido higienizar el agua, tienes que continuar limpiando la piscina y todos sus recovecos para no encontrarte en la misma situación en un breve periodo de tiempo.

En este punto entra en juego el robot limpiafondos, un aparato que succiona los residuos acumulados en las paredes y el fondo de la piscina, diseñado para una limpieza de piscina rutinaria. El limpiafondos más popular es el manual, el cual requiere de la manipulación del usuario para su desplazamiento por el vaso. Sin embargo, existen dos tipos de robots automáticos que trabajan con una total autonomía, como son los hidráulicos y los eléctricos. La diferencia entre ambos radica en que el limpiafondos hidráulico usa el sistema de filtración de la piscina como fuente de energía, mientras que el eléctrico cuenta con un filtro propio.

Fin de temporada

Es fundamental que el mantenimiento de tu piscina a lo largo de la temporada de baño sea regular y preciso, pues así evitarás contratiempos indeseados como el agua verde, la corrosión del material de la infraestructura o fallos en el equipamiento.

Así pues, el cuidado de la instalación también debe realizarse aunque esté fuera de uso, por lo que te recomendamos proteger la piscina con un cobertor de invierno o una lona de seguridad.

Otros artículos relacionados sobre el mantenimiento de piscina