Cuidados esenciales para instalar y usar una manta térmica en piscinas: consejos, precauciones y recomendaciones clave

La duración de una manta térmica depende del uso que se haga de la lona, desde su instalación hasta su almacenamiento. Para garantizar una larga vida útil de un cobertor de burbujas es importante seguir una serie de recomendaciones respecto a su uso, así como algunos consejos sobre el correcto tratamiento del agua de la piscina con el fin de evitar efectos adversos en la lona térmica.

Pautas correctas de uso para una manta térmica

  • Las burbujas de aire de la cubierta deben quedar hacia abajo y siempre en contacto con la superficie de agua, puesto que son las encargadas de transferir el calor de la energía solar al agua de la piscina.
  • Mantén un equilibrio de los productos químicos.
  • Utiliza un enrollador para extender y recoger el cobertor a diario con facilidad y de forma rápida.
  • Si realizas la instalación del cobertor de verano con un enrollador debes recordar que es necesario unir la lona y el enrollador mediante las cintas del mismo.
  • Lava la manta con agua antes de guardarla.
  • Guarda la lona una vez seca y enrollada.
  • Almacena el cobertor en un lugar seco y sombreado.
  • Utiliza una funda de protección para guardar la lona de un modo más seguro.

Errores que no debes cometer con tu lona térmica

  • No camines sobre la lona: las mantas térmicas, a diferencia de los cobertores de seguridad, no son transitables.
  • No camines sobre la lona: las mantas térmicas, a diferencia de los cobertores de seguridad, no son transitables.
  • No emplees la cubierta justo después de aplicar un tratamiento de choque.
  • En caso de tener una piscina salada, no dejes la manta térmica colocada sobre la piscina durante varios días.
  • No dobles el cobertor para guardarlo.
  • No almacenes la cubierta si continúa mojada o húmeda ni elijas un lugar donde los rayos solares incidan directamente para ello.

Te recomendamos retirar la manta térmica de la piscina cuando la graduación térmica del agua rebase los 30ºC o cuando la temperatura ambiente supere los 40ºC para evitar así el sobrecalentamiento de la lona. También es aconsejable guardar la cubierta cuando haya fuertes rachas de viento.

Otros artículos relacionados sobre mantas térmicas