recurso piscina

El correcto mantenimiento de tu piscina influye de manera directa en el tiempo de vida útil que tendrá la instalación, pero también en el desembolso económico que supone para su propietario a lo largo del año. Ambos motivos son suficientes para dar a las pautas de conservación la importancia que merecen. Estas son nuestras recomendaciones para que el mantenimiento de tu piscina sea el adecuado y no tengas que gastar más de la cuenta:

Mantenimiento regular

El mantenimiento de una piscina debe ser periódico, constante y equilibrado, puesto que no es conveniente llevarlo a cabo solo durante la temporada de baño, de forma irregular o de cualquier manera. En concreto, en este punto es relevante destacar tanto el uso de productos químicos como los trabajos de limpieza. 

Así, cada producto químico debe aplicarse en su medida, la cual estará determinada según las indicaciones del fabricante. Estas tendrán en cuenta factores como el volumen de agua que alberga la piscina o el tiempo que dura la acción del producto. Por su parte, las labores de limpieza también deben responder a una periodicidad que garantice la calidad y el buen estado del agua de forma permanente.

Aplicar un invernador

El invernador es un producto químico que sirve para tratar el agua durante el periodo invernal. Su empleo reduce el uso de una amplia variedad de químicos en esta época, puesto que aúna propiedades microbicidas, alguicidas, desinfectantes y floculantes en un solo producto.

Incluir antialgas en la rutina de limpieza

El uso del alguicida suele llegar tarde, ya que en muchas ocasiones esperamos a ver las algas en la piscina para aplicarlo y erradicar su proliferación. Sin embargo, es recomendable incluirlo entre los productos químicos que utilices de forma habitual para limpiar tu piscina, puesto que así conseguirás prevenir este problema.

Métodos de desinfección baratos

Además del empleo de productos químicos, existen otras fórmulas de desinfección igual de efectivas como el clorador salino, cuyo principal agente antiséptico es la sal. A largo plazo, este dispositivo supone un considerable ahorro económico a pesar de que la inversión inicial es superior a la de una piscina de cloro.

Usar cobertor de invierno

Utilizar un cobertor de invierno durante los meses más fríos del año proporciona numerosos beneficios, tales como el ahorro de agua, al no ser necesario vaciar y después rellenar la piscina a causa de las malas condiciones del agua, y de productos químicos, ya que la piscina estará protegida impidiendo la exposición del agua frente a agentes externos perjudiciales para su calidad. Asimismo, evita la congelación del agua en invierno y la aplicación de tratamientos de choque para poner la piscina a punto al inicio de la temporada.

Usar manta térmica

Las mantas térmicas mantienen e incrementan la temperatura del agua de la piscina y evitan la evaporación, por lo que son la alternativa o el complemento perfecto para un sistema de climatización. Con este producto conseguirás calentar tu piscina y a la vez ahorrarás en calefacción.

Tiempo de funcionamiento de la depuradora

Una depuradora no tiene por qué estar en activo durante todo el día, puesto que bastará con un funcionamiento de unas 8 horas diarias para garantizar un resultado óptimo en tu piscina. Puedes aprovechar las horas de menor consumo, normalmente por la noche, para mantenerla activa y ahorrar en sobrecostes innecesarios.

Herramientas manuales

Hoy en día hay múltiples aparatos para dejar una piscina impoluta. El sistema de accionamiento de estos son un factor determinante a la hora de escoger entre comodidad y ahorro económico, puesto que en la mayoría de los casos las herramientas manuales son más baratas que las automáticas pero requieren un mayor esfuerzo y tiempo del usuario. Igualmente, un utensilio manual no conlleva ningún tipo de gasto adicional en energía o electricidad. Un claro ejemplo de ello son los robots limpiafondos, entre cuyos modelos eléctricos y manuales existe una diferencia económica superior a los 500 euros.

La ducha previa

Ducharse antes de meterse en la piscina es un gesto muy rápido y sencillo que aporta grandes beneficios para tu piscina, puesto que sirve para eliminar los restos de crema solar y otros agentes externos adheridos a tu piel que provocan el desequilibrio de los productos químicos del agua. De este modo, lograrás un considerable ahorro en limpieza y desinfección tanto del agua como de la línea de flotación donde se acumulan.

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy

En todas las piscinas surgen pequeñas afecciones (fugas, rasguños…) que poco a poco deterioran la instalación, la cual incluye el vaso de agua, el revestimiento y los mecanismos. Cuanto más demores el momento de arreglar estos desperfectos, más grave será el daño que generarán y mayor será el coste de su reparación. Presta atención al revestimiento, el filtro y los skimmer con asiduidad con el fin de verificar que todo se encuentra en el estado que debe para el apropiado funcionamiento de la instalación.