Reguladores del pH para piscina

Contar con un pH equilibrado es esencial para asegurar la acción del cloro y poder tener un agua apta para el baño. Si bien es cierto que es una tarea que se puede hacer de forma manual, también existen aparatos como los reguladores automáticos de pH que nos servirán de mucha ayuda.

Los reguladores de pH de piscina son equipos asistidos y compuestos por un microprocesador para la medición, control y dosificación del nivel de pH de tu piscina.

Un regulador de pH es indispensable si disponemos de cloración salina como sistema de desinfección de nuestra piscina. Se coloca principalmente en piscinas con clorador salino para alargar la vida útil de la célula del clorador al controlar los niveles de cal del agua.

Es muy importante tener un valor de pH equilibrado en tu piscina, ya que el cuerpo humano tiene un pH ligeramente básico (entre 7,35 y 7,45), y cuando los niveles de pH del agua están por encima o por debajo de ese rango se producen irritaciones oculares y dermatológicas.

El pH se expresa en una escala que va desde el 0 al 14, donde 7 es el valor neutro. De esta manera un valor de pH bajo o inferior a 7 se considera ácido, y un valor de pH alto o superior a 7 se considera alcalino. Estos aparatos trabajan automáticamente controlando el nivel de pH y desinfectando el agua, evitando la formación de algas y suciedad.

A pesar de contar con estos sistemas, a veces es necesario realizar una medición manual para limpiar y desinfectar la piscina con productos químicos.

El nivel de pH repercute en:

  • El desarrollo de algas.
  • El uso de desinfectantes.
  • La irritación de piel y mucosas.
  • El desgaste prematuro de los equipos.

Es importante también tener en cuenta los elementos externos que pueden alterar el pH de tu piscina:

  • La adición de agua (de lluvia o del suministro)
  • Las cremas solares y otros productos
  • Los residuos orgánicos
  • El nivel de calcio en el agua (su alcalinidad)
  • La temperatura exterior
  • El revestimiento
  • La mezcla del agua

TIPOS DE REGULADORES DE PH

Existen diferentes tipos de reguladores de pH en el mercado, su diferencia se encuentra en el sistema de análisis del agua y en el tipo de bomba para aumentar o disminuir su valor en función de los resultados del análisis: 

Tipos de análisis
    1. Con una sonda remota que se instala en el circuito de descarga.
    2. Con una cámara de análisis que recupera el agua del circuito.
    Modelos de bombas según la tecnología que utilizan

      - Bomba electromagnética

      - Bomba de electroválvula

      - Bomba peristáltica o de membrana (con rodillos y tubo flexible)

      Cada controlador de pH tiene también su propio sistema de inyección. Algunos calculan la cantidad de agua de la piscina y adaptan la dosis en consecuencia (de manera proporcional), otros tienen una dosis fija. 

      CONSIGUE UN PH EQUILIBRADO

      Uno de los parámetros más importantes para el mantenimiento del agua de la piscina es el control y ajuste del pH. 

      PH son las siglas de “Potencial de Hidrógeno”, una medida que determina si el agua de la piscina es ácida, alcalina o neutra al calcular la concentración de iones de hidrógeno presentes en ella. Su control y regulación son un factor clave en el cuidado y mantenimiento de una piscina. 

      En una piscina, el nivel de pH ideal para el agua de baño es de 7,4, (el mismo que el de las lágrimas) si bien con mantenerlo entre 7,2 y 7,6 es más que suficiente para conservar la instalación en buen estado y cuidar de excesos o defectos de pH que puedan afectar a la salud.

      Para comprobar que los valores sean adecuados, es recomendable realizar análisis del pH de nuestra piscina periódicamente y ajustarlo cuando sea necesario.

      Este portal web únicamente utiliza cookies propias con finalidad ténica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento.

      Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a nosotros que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.