El invernador para piscina se trata de un producto fundamental para mantener el agua de nuestra piscina en buenas condiciones durante el invierno. Actúa como desinfectante, microbicida, alguicida y flucolante, conservando un estado del agua saludable durante todo el año y manteniendo su transparencia.

En Vestatex te aconsejamos hibernar tu piscina durante la temporada invernal y te contamos cómo mantener el buen estado del agua.

Características del producto invernador para piscina

Estos productos proporcionan un tratamiento bastante sencillo y barato para mantener unas condiciones óptimas y saludables del agua de nuestra piscina, reduciendo costes no solo económicos, sino también medioambientales, suponiendo una auténtica apuesta por la sostenibilidad.

  • Destaca por su gran eficacia y su fácil utilización.
  • Evita la proliferación de todo tipo de algas  y bacterias.
  • Totalmente soluble en el agua.
  • Menor uso de materias primas, embalajes y energía para su producción.
  • Compatible con todo tipo de sistemas de filtración.
  • Proporciona un control exacto del producto utilizado (tapón dosificador).
  • Manipulación segura sin contacto con el producto químico.

Hay invernadores con cobre y sin cobre, estos últimos no producen manchas en la piscina, ya sea de liner, de poliéster o de vinilo, por lo que no hay riesgo de posibles deterioros del vaso.

Cuándo suministrar el producto de invernaje

Es recomendable echar este líquido dos veces al año: una vez cuando empiezan a bajar las  temperaturas y otra durante la plena temporada de invierno. Debe tener una duración de 6 meses entre una aplicación y otra.

Pasos a seguir para verter el líquido invernador

Antes de echar el líquido invernador a la piscina, debemos llevar a cabo una serie de pasos:

  1. Limpiar todas las paredes del vaso y del suelo
  2. Limpiar el filtro
  3. Ajustar el pH del agua, entre 7’2 y 7’6
  4. Desinfectar el agua con cloro
  5. Activar la depuradora
  6. Ahora sí: verter el producto invernador

Instala una lona en tu piscina

Por mucho que eches un líquido invernador, este no surtirá su efecto al 100% si no instalamos en nuestra piscina una cubierta capaz de evitar todos los residuos que, traslados por las climatologías invernales, ensucian nuestra piscina cada dos por tres.

Insectos, polvo, ramas, barro y una gran cantidad de suciedad son los grandes protagonistas en nuestra agua cuando no tomamos las medidas adecuadas para su conservación durante las climatologías adversas del invierno.

Instalar una lona para piscina garantiza el buen estado del agua durante el invierno, evitando también que se produzcan heladas en las paredes, revestimiento, tuberías, etc, prolongando la durabilidad y calidad de la piscina.

Además de ayudar a mantener la higiene del agua, evita su evaporación y mantiene una temperatura constante de la misma, suponiendo un gran ahorro para nuestro bolsillo. 

Este portal web únicamente utiliza cookies propias con finalidad ténica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento.

Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a nosotros que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.