La manta térmica es un accesorio que ayuda a mantener o elevar la temperatura del agua de tu piscina. Su uso dependerá de la temperatura del agua que desees tener en tu piscina y las condiciones climáticas.

Por tanto, si necesitas calentar el agua de la piscina a principios de primavera o finales de verano, la manta térmica aprovechará la luz solar para transmitir el calor al agua o mantener la temperatura que hay.

¿Cuándo usar la manta térmica AcuaBubble?

Como veníamos diciendo, el uso de una manta térmica depende directamente de la temperatura del agua y la temperatura deseada.

Por tanto, en los meses de primavera cuando ya empieza a haber días soleados pero la temperatura aún es un poco baja como para darse un chapuzón, la manta térmica es la solución perfecta para conseguir una buena temperatura y aprovechar la piscina.

Hacia el final de verano e inicio del otoño, cuando las temperaturas vuelven a descender, es un buen momento para alargar la temporada de baño ya que con la manta térmica de burbujas reforzadas AcuaBubble podrás mantener una temperatura agradable del agua.

¿En qué momento del día debo usar la manta térmica?

La mejor hora para usar la manta térmica es cuando la piscina no está en uso. Claramente, por cuestión de seguridad, no te gustaría quedarte atrapado bajo ésta en el agua.

Bien, ahora que tenemos claro que no hay que usar la manta térmica mientras te bañas podemos avanzar. Porque… Está claro, ¿no? No usar cuando hay bañista a la vista.

La manta se puede usar para aprovechar los primeros rayos de sol. De esta forma, el agua empieza a calentarse desde primera hora y, para cuando aparezcan los primeros bañistas, el agua tendrá una temperatura agradable.

También se puede utilizar al finalizar el día. Cuando ya no se vaya a usar más, se puede cubrir para mantener la temperatura que se ha generado con el calor solar a lo largo del día.

¡Pero mucho ojo! También es importante tener en cuenta la temperatura ambiente. Si tu piscina está en una zona en la que hace un calor extremo, debes retirar la manta térmica para evitar su deterioro. Además, seguro que tampoco te va a hacer falta calentar mucho más el agua…

Y muy importante… Evita usarla inmediatamente después de aplicar algún tratamiento químico, ya que el contacto con estos directamente contribuye a un mayor y rápido deterioro de la manta. Si aplicas el tratamiento una noche a la semana, por ejemplo, evita esa noche extender la manta y hazlo solo a la mañana siguiente.

Usar correctamente la manta térmica

En resumen, para que la manta térmica para piscina AcuaBubble cumpla de forma adecuada con su función lo idea es usar la manta de acuerdo a las recomendaciones del fabricante, es decir, nosotros ;)

Para mantener la temperatura, recomendamos usar la manta durante la noche o las horas en que no se use la piscina y, para calentar el agua, aprovechar los rayos de sol mientras no haya nadie utilizándola.

También es recomendable hacer un mantenimiento regular de la manta para evitar que se deteriore y así conseguir un mayor ahorro de dinero.

Por último, pero no menos importante… Si aún no sabes qué manta térmica elegir, te invitamos a ver nuestro catálogo de mantas térmicas AcuaBubble.

Este portal web únicamente utiliza cookies propias con finalidad ténica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento.

Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a nosotros que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.