Tendemos a echar la culpa al cloro cuando notamos enrojecimiento e irritación en los ojos y/o en la piel al salir de la piscina.

Asimismo, también estamos acostumbrados a echarle la culpa cuando la piscina desprende un olor muy fuerte.

Pero, ¿realmente es el culpable? La respuesta es: ¡no!  

La causante de todo esto es nada más y nada menos que la cloramina

Qué son las cloraminas

Las cloraminas son un compuesto derivado del clorose forman al contactar este con las sustancias orgánicas presentes en el agua (sudor, orina, productos para la piel o el cabello, maquillaje, saliva…)

Es precisamente esta combinación de cloro libre junto con las sustancias contaminantes la que nos causa la irritación en los ojos, picores, piel seca e incluso en casos más serios, puede derivar en asma u otras afecciones respiratorias. La probabilidad es más alta en niños pequeños, de hasta seis y siete años, pues son ellos los que permanecen más tiempo en la piscina y tragan más agua.

Los efectos en la salud de esta sustancia son muy variados y pueden derivar en patologías bastante serias si no tomamos las medidas adecuadas para proteger la higiene de nuestra piscina. 

Cloro 5 Acciones sin Cobre | 5kg

quiCloro5Acci-NoCobre-5kg
Compuesto químico sin cobre para eliminar las bacterias y microorganismos, evitar el desarrollo de las algas y mantener el agua de la piscina cristalina. Viene en bote de 5kg de pastillas sólidas de 200gr emblistadas individualmente que se disuelven en el agua. Utilizar en las proporciones adecuadas a las necesidades del agua de cada piscina. La manera...
27,84 €

Cómo eliminar las cloraminas

Para acabar con este compuesto tan desagradable hay que realizar un tratamiento de choque, controlando el proceso muy minuciosamente. Para llevarlo a cabo se tiene que añadir más cloro libre (el que aún no se ha convertido en cloramina).

Lo ideal es comenzar con una dosis de 20 gramos de cloro de acción rápida por cada metro cúbico de agua, y seguir manteniendo el agua a base de cloro en tabletas que haga mantener el buen estado del agua. Debe ocupar 0’6 y 1’5 miligramos por litro.

Como siempre, hay que prestar especial atención al nivel de pH, el cual debe estar entre 7’2 y 7’8. Por debajo de este nivel el agua es lo suficientemente ácida como para resultar corrosiva y, en cambio, por encima de este nivel adquiere tendencia formadora de sarro. Para llevar a cabo la medición lo más recomendable es optar por un kit medidor de pH.

Además de los procesos químicos, hay que tener en cuenta otros aspectos que dependen totalmente de nosotros. Ducharse ante y después de meternos en la piscina es esencial para eliminar restos de sudor y otro tipo de sustancias que segrega nuestro cuerpo.

Asegurar una buena filtración de la piscina y un buen equilibrio del agua, así como un saneamiento constante, es esencial para prevenir la formación de cloraminas en el agua.

Comentarios (0)

No hay comentarios

Nuevo comentario

Este portal web únicamente utiliza cookies propias con finalidad ténica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento.

Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a nosotros que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.