¡No vacíes la piscina en invierno!

  • En primer lugar, porque supone desperdiciar litros y litros de agua, provocando un gasto de dinero muy elevado. No solo al vaciarla, sino volviéndola a llenar durante la siguiente temporada. Este desperdicio de agua puede evitarse adoptando las medidas adecuadas.
  • En segundo lugar, el impacto medioambiental que supone vaciar y rellenar el agua todos los años es increíblemente alto, pues no olvidemos que esa agua está compuesta por químicos perjudiciales para el medio ambiente.
  • En tercer lugar, el vaciar la piscina puede ocasionar problemas estructurales en el vaso de la piscina, ya que toda la presión que ejercía el agua sobre el  fondo y las paredes desaparece por completo. 

Pasos para hibernar la piscina en invierno

  • Limpia el fondo y las paredes. Con el filtro en funcionamiento, es necesario pasar un cepillo para que el interior de la piscina quede totalmente limpio. Se puede utilizar un producto desincrustante si es necesario. Si no queremos hacerlo manualmente, podemos optar por un limpiafondos eléctrico, el cual nos ahorraría el trabajo.
  • Limpia el filtro. Este realiza una de las tareas más importantes, manteniendo el agua limpia y sin residuos. Por tanto, hay que retirar toda la suciedad del filtro para garantizar un buen funcionamiento cada vez que encendamos el sistema de circulación de la piscina.
  • Mantener los niveles de pH. No hay que descuidar los valores del agua. Aunque no nos vayamos a bañar, tenemos que seguir controlando el agua tal cual hemos hecho durante la temporada de baño. El nivel de pH debe estar entre 7’2 y 7’6 para asegurar que no nos cause ninguna irritación y sea saludable para el baño.
  • Líquido invernador. Es recomendable realizar este proceso dos veces, una al inicio del proceso y otra a mitad de la temporada invernal. Este producto, a parte de mantener el agua limpia, también aligera su puesta en marcha en la temporada de verano. Durante el invierno muy difícilmente surgirán algas en nuestra piscina, pues las temperaturas son demasiado bajas para que puedan subsistir, pero en el caso de que surjan se puede utilizar un alguicida.

¡No olvides cubrir la piscina con un cobertor!

Durante el invierno la piscina se ve afectada por las bajas temperaturas, no olvidemos que es especialmente frágil ante las heladas, pudiendo causar daños muy serios en las paredes, revestimientos, tuberías, equipos y materiales, acortando su  durabilidad considerablemente.

Además, la piscina se ve afectada por los diferentes agentes externos, tales como insectos, polvo, tierra o ramas. Instalar una lona para impedir el paso de la suciedad dentro del agua es fundamental. El cobertor evita que los residuos se introduzcan en el agua, manteniendo una temperatura constante de la misma y evitando su evaporación. 

En Vestatex te proporcionamos una gran cantidad de cobertores de invierno y cobertores de seguridad confeccionados a medida para que se adapte a las características de tu piscina.

¡Contacta con nosotros y te asesoraremos de la mejor manera para hacer de tu piscina un lugar seguro en invierno!

Este portal web únicamente utiliza cookies propias con finalidad ténica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento.

Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a nosotros que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.