Las mantas térmicas tienen como finalidad calentar el agua de una piscina y mantener por la noche la temperatura alcanzada durante el día. A su vez, una lona térmica cumple con otras funciones como disminuir la evaporación del agua, reducir la aplicación de productos de limpieza o desinfección hasta en un 40% y evitar que la suciedad (hojas, insectos, contaminación…) caiga en el interior de la piscina.

Todo ello contribuye al ahorro energético y económico, puesto que al emplear una manta térmica ya no es necesario ni utilizar equipos de climatización para incrementar la graduación térmica del agua, ni rellenar la piscina continuamente, ni consumir una gran cantidad de químicos. 

Así pues, el uso de lonas térmicas es el método más eficaz para calentar tu piscina hasta 10ºC.

Instalación de una manta térmica Acuabubble

1. Colocación de las burbujas hacia abajo

Los cobertores de burbujas se extienden sobre la lámina de agua de una piscina adaptándose a la forma del vaso. Una lona térmica atrapa la energía de los rayos solares en forma de calor y traspasa este calor al agua a través de las burbujas de aire, las cuales deben estar en contacto con la superficie, es decir, hacia abajo. Este tipo de cubiertas de burbujas se emplean solo durante la temporada de baño.

En Vestatex disponemos de ocho modelos de mantas térmicas a medida con diferentes gramajes y tecnología Acuabubble. Entre ellos, el modelo Cristal destaca por la rapidez en aumentar la graduación térmica del agua hasta 10ºC debido a su transparencia, y el modelo Cristal Black lo hace por retener el calor y mantener así la temperatura alcanzada durante más tiempo gracias a la opacidad de la lona.

También ofrecemos un modelo de manta térmica OXO, es decir, con burbujas de aire en forma «x» y «o» en lugar de ser todas redondeadas como ocurre con las lonas térmicas Acuabubble. Este diseño hace que las burbujas, distribuidas por la lona de manera uniforme, no se dilaten cuando la temperatura del ambiente es elevada.

manta térmica

2. Usar enrollador de mantas térmicas

Un enrollador para manta térmica es un instrumento que facilita la colocación y la recogida de la cubierta de verano. La estructura se compone de un tubo de enrolle telescópico de aluminio anodizado, un mecanismo de giro (mediante volante o manivela), ejes y soportes. Consta de patas de acero inoxidable con ruedas recauchutadas en uno de los extremos para hacer más cómodo su desplazamiento.

3. Durabilidad de la lona térmica

Ten en cuenta que el hecho de utilizar menos químicos no quiere decir que puedas dejar de usarlos, por lo que tendrás que analizar el agua para comprobar si cada producto se encuentra en la medida correcta, evitando así un deterioro prematuro de la lona solar para piscina. Por este motivo, tampoco debes emplear la cubierta de burbujas inmediatamente después de haber aplicado un tratamiento de choque.

También te puede interesar...