Los robots de piscina hidráulicos utilizan la presión del agua y una bolsa filtrante, mientras que los eléctricos son autónomos y eficientes. Elige según tus necesidades y presupuesto

La limpieza de piscinas es una tarea importante para mantener el agua limpia y saludable. En los últimos años, han surgido diferentes tecnologías para automatizar este proceso, siendo los robots de limpieza una opción popular. Dentro de esta categoría, se encuentran los modelos eléctricos y los hidráulicos, cada uno con características y métodos de funcionamiento distintos. En este artículo, exploraremos las diferencias entre los robots de limpieza eléctricos y los hidráulicos para piscinas, para ayudarte a tomar una decisión informada sobre cuál se adapta mejor a tus necesidades.

Los robots de piscina han demostrado ser una herramienta eficaz para mantener el agua limpia y libre de impurezas. Existen diferentes tipos de robots de piscina en el mercado, pero dos de los más comunes son los robots hidráulicos de piscinas y los robots eléctricos de piscina. A continuación, analizaremos las diferencias entre estos dos tipos de robots.

Los robots hidráulicos para piscinas se conectan a la toma limpiafondos de la piscina. En lugar de aspirar a través de esta toma, utilizan una bomba de presión adicional para impulsar agua hacia el robot. El agua en movimiento crea un efecto venturi que recoge la suciedad a través del cuerpo del robot, almacenándola en un filtro tipo bolsa incorporado. Estos robots son capaces de subir paredes.

Una ventaja destacada de los robots hidráulicos para piscinas es que los residuos se capturan en la bolsa filtrante del robot, evitando que las impurezas lleguen al prefiltro de la bomba y al sistema de filtrado de la piscina. Sin embargo, su instalación es más compleja, ya que requieren una bomba de refuerzo adicional.

Los robots de piscina eléctricos funcionan con electricidad y pueden ser alimentados por batería (inalámbricos) o enchufados a una toma de corriente. A diferencia de los robots hidráulicos de piscinas, los robots eléctricos de piscinas son totalmente independientes de la piscina y su sistema de filtración.

Estos robots pueden aspirar y cepillar tanto el fondo como las paredes de la piscina, incluyendo la línea de flotación y los escalones. La suciedad se aspira y almacena en la bolsa filtrante del robot. Los robots eléctricos son autónomos y automáticos, ya que se mueven por la piscina de forma independiente gracias a un motor incorporado y siguiendo un programa preestablecido. Este programa puede incluir varios ciclos de limpieza durante un tiempo determinado.

La principal ventaja de los robots para piscina eléctricos es su eficiencia. Estos robots son altamente efectivos en la limpieza de la piscina, evitando sobrecargar el sistema de filtración con suciedad. Son muy prácticos y en muchos casos pueden ser programados para ajustar su desplazamiento y tiempo de limpieza. Los robots de piscina eléctricos son especialmente recomendados para piscinas de grandes dimensiones y con una gran afluencia de bañistas. Sin embargo, también son los más costosos en comparación con otros tipos de robots de piscina.

En resumen, mientras que los robots hidráulicos aprovechan una bomba de presión adicional y una bolsa filtrante incorporada para recoger y retener la suciedad, los robots eléctricos son independientes del sistema de filtración de la piscina y cuentan con su propio sistema de filtración interno. Los robots eléctricos son más eficientes en la limpieza, pero también son más costosos. La elección entre ambos dependerá de las necesidades y el presupuesto de cada propietario de piscina.

Otros artículos relacionados sobre robots de limpieza para piscinas